Noticias

Personas en situación de discapacidad visual comienzan a prepararse para formar parte de panel sensorial entrenado

El dinámico mercado de la industria de alimentos procesados ha llevado  al sector  a estar en una constante búsqueda de nuevos y mejores productos, ingredientes funcionales o con un valor agregado. De ahí que el Centro de Estudios en Alimentos Procesados (CEAP) posee una línea de investigación que centra su trabajo en la generación de nuevos productos, acompañando a los empresarios del sector en la búsqueda de mejores opciones.

Justamente en este trabajo, la evaluación sensorial - el examen de las propiedades organolépticas de un producto por los órganos de los sentidos -  cumple un papel relevante, pues es necesario  tantear los productos nuevos o mejorados, antes de su comercialización. Es por eso que los paneles sensoriales cada vez se hacen mas necesarios, pues son ellos los encargados de aportar con sus conocimientos para mejorar el producto antes de que llegue al consumidor final.

Estas evaluaciones y según investigaciones realizadas sobre la teoría de que las personas que pierden uno de sus sentidos fortalecen los restantes, las personas con discapacidad visual tendrían habilidades para apreciar de forma más clara y concisa los aromas, sabores y texturas.

 

Es por eso que considerando ese factor, pero además la  orientación de la agroindustria  a desarrollar nuevos y mejores productos, el CEAP, está desarrollando una iniciativa que busca crear un panel piloto de evaluación sensorial, constituido por personas con limitaciones visuales (ceguera o disminución visual)  de distintas comunas de la región: Talca, Parral, Linares, Curicó.

La iniciativa, pionera en la región y en el país,  que cuenta con el apoyo del Ministerio de Desarrollo Social, a través de su programa Chile de Todas y Todos, se encuentra en su etapa intermedia, la que contempla la evaluación sensorial de los posibles integrantes del panel.

Luego del levantamiento incial de información, en el que se logró reclutar a un grupo de 40 personas de la región; las personas con discapacidad visual durante toda esta semana estarán siendo sometidas  a una evaluación, dirigida por la Consultora Argentina STG, quienes cuentan con 14 años de experiencia formando paneles de personas en situación de discapacidad visual.

En esta etapa, considerada crucial por los expertos,  los reclutados serán evaluados para ver su capacidad innata, sin ningún tipo de entrenamiento previo, en el análisis sensorial. Aquí se medirá su capacidad para detectar ciertos sabores y olores, realizando distintas pruebas que incluyen la identificación de gustos básicos, tales como dulce, salado, ácido, amargo, umami, agua; la identificación de olores:  vainilla, café, vinagre de alcohol, suavizante de ropa, limón, entre otros; la selección por prueba de triángulo, en donde se presentan dos muestras iguales y una diferente y se debe identificar cual es la distinta; y finalmente la prueba de ordenamiento de gusto, etapa en la que deben ordenar diferentes concentraciones del mismo producto, de menor a mayor.

Este proyecto se sustenta en la orientación de la agroindustria a desarrollar nuevos y mejores productos alimenticios y  en que  según investigaciones realizadas sobre la teoría de que las personas que pierden uno de sus sentidos fortalecen los restantes, las personas con discapacidad visual tendrían habilidades para apreciar de forma más clara y concisa los aromas, sabores y texturas.

Tras terminada esta etapa, las personas seleccionadas, tendrán que comenzar un periodo de capacitación que se extenderá por dos meses (6 horas semanales) y que estará a cargo de especialistas del CEAP y de la consultora argentina, para luego, al término de la iniciativa, lograr empaquetar un servicio que esté disponible para la agroindustria, que tenga un costo que va a ir en directo beneficio de las personas con limitaciones visuales,  sustentable en el tiempo y con el valor agregado que está constituido por un grupo de personas con habilidades sensoriales superiores, entrenadas como mecanismo de inclusión social.